26.9.13

Cercanía justa

Cualquier segundo es una puerta 
para entrar en tiempo.
Todo centímetro es una tierra
que lleva tu huella.
Cada color y cada aroma
me hacen sentir tu fantasía
jugando hacia el infinito.
En cada mirada se asoma
la intimidad de tu misterio.
Todo golpe de azada
cae sobre la tierra
con certeza de cosecha.
Cada canto verdadero
trae hasta mi corazón
el rumor de la fiesta
que ya empezó eterna
al final de mi camino.
Señor, no puedes perderte
en una clandestinidad absoluta:
yo me moriría en tu ausencia.
Ni puedes revelarte en toda tu grandeza:
yo quedaría absorbido
en el resplandor de tu gloria.
Tú eres el Señor de la justa cercanía,
del sacramento necesario
que nos permite irnos haciendo,
sin tanto frío y noche
que quede crudo nuestro barro,
ni tanto sol y mediodía
que tu fuego nos calcine.

Cruce peatonal en Ituzaingó, Buenos Aires, amaneciendo

Señor de la justa cercanía, Benjamín González Buelta sj

2 comentarios:

  1. Vic pensé que lo escribiste que vos! Estás en cada palabra del poema. Te imaginé por un ratito rezando con esto y mirando a Dios en ese amanecer y, en un mundo posible, ese habrá sido un magnífico momento!

    ResponderEliminar

¿Y a vos qué te parece?