31.12.12

Agonizando 2012

Hace días que estoy atenta al inminente final de año, pero por alguna razón no podía pararme a contemplar el paso del tiempo y hacer el útil balance, que escrito o mental, hace todo el mundo. Ahora al 2012 ya le quedan pocas horas... y sigo en bolas. 
Desfilan por mi cabeza los momentos significativos del año sin orden alguno: una bajada empinada desde el dique de Chañarmuyo, las canciones en el auto de la Nous, mates con una monjita a través de la reja del Carmelo, el abrazo de mi hermana cuando llegué bastante intacta a la Basílica de Luján, una luna naranja desde la costanera en Mar del Plata, la risa de Rochi cuando un avión chocó contra el escenario de Roger Waters, un nene de Barrionuevo reventando globos mientras se reía desde mis brazos, el montón de nuevas personas que me crucé (y yo que creía que había agotado mi capacidad de conocer gente extraña, já), y el submontoncito de ellas que cobraron un gran protagonismo en solamente un año, etcétera, etcétera, etcétera...
Na, no puedo balancearlo. ¡No me entra todo el año en la cabeza! Me pasaron demasiadas cosas, y batí todas las expectativas. ¡Sobreviví al primer año de mi carrera! Y además de las declinaciones de latín y griego aprendí orgullosamente a hacer un omelette (¡!), andar en bicicleta y caerme con una buena canción de fondo y mucho estilo, masomenos juego al truco y soy toda una experta en el transporte público (Bueno, no la tengo super clara, pero todo lo que aprendí amerita por lo menos una licenciatura).
Cumplí dos importantísimos sueños que tuve toda mi vida: Fui a un boliche en pijama con amigas (también disfrazadas), y me fui con la Trexis "a donde nos lleve el Sarmiento" (terminamos en Luján, después de un tren cancelado, uno con un ventilador despidiendo humo y olor a quemado, y un colectivo)
Aprendí que de verdad el pensamiento positivo pesa viendo a la Nous recontra concentrada estudiando con confianza y a mi misma y a Juampi llegando a la segunda parada rumbo Luján bailando Gangam Style. (Nos preguntaron si recién salíamos y se rieron cuando contesté que teníamos encima como cuarenta kilómetros)
Quise saber más de mi religión, tener bases para defenderla, y conocí maneras de creer recontra diferentes, discutiendo mucho en paz y no tan en paz, aprendiendo de todos y revalorando lo que tenía en casa, lo que absorbí y sigo absorbiendo del que siempre va a ser mi colegio.
Nunca fui muy estática, pero este año me zarpé. Tuve tantos momentos buenos, como la maravilla de saborear el principio de no-contradicción, y estuve recontra perdida, creo que nunca la pasé tan mal. Y también creo que nunca la pasé tan bien. Y todas las situaciones las compartí con gente que se bancó mis problemas objetivos y los problemas de mi retorcida cabeza conmigo. Gente de toda la vida, y gente que conocí hace unos meses. Gente como Pachufrita que casi lloró conmigo el problema de los universales, y mis viejos que sin entender un pomo qué les estaba diciendo, también estuvieron.
Me estoy salteando un montón de cosas, pero bueno. Funes el memorioso hay uno solo, y de cualquier manera no podría analizar todo, porque más que nunca hubo de esos momentos sin palabras que solamente tienen sentido si se asoman a mis ojos.
No sé si habré cambiado mucho, no sé muy bien como soy ahora, pero por lo menos soy más consciente de mí misma. Cada vez se más que menos sé. Pero me encuentro así, y también con otros. Creo que crecí siendo yo misma. Me voy a ocupar de mantener encendida mi chispa idealista siempre, por las dudas.
Quiero seguir descubriéndome en el año que viene. Esa es mi super meta, y también lo que le deseo a todo el mundo: Aceptarme a mi misma, confiar en mi y en Dios a través mío. Vamos a pasar toda la vida con nosotros mismos, así que mejor hacernos amigos. 
Sueño un montón más para el año que viene. Escribir más, bloguear más, leer más, estudiar más, pintar más, crecer más en la fe, encontrarme más con los demás, ayudar más, entender más, preguntar más, saber más, querer más. Vivir más. 


(Fiaca buscar una foto más acorde)

25.12.12

Un holocausto de marketing

- Entonces, ¿qué es asimilación ubicua?
-¿Siempre absorber todo en todas partes todo el tiempo?
-Bien hecho, George. ¿Cómo ustedes hacen para imaginarse algo... si siempre les dan imágenes?¿Quién leyó 1984 el año pasado? Bien. "Doblepensar" ¿Alguien sabe?¿Meredith?
-Tener dos creencias opuestas a la vez y creer en las dos como verdaderas.
-Excelente Meredith. Deliberadamente creer en mentiras mientras sabemos que son falsas. Hay ejemplos de esto en todos los días de nuestra vida: "Oh, tengo que ser linda para ser feliz, tengo que hacerme cirugía para ser linda. Tengo que ser delgada, famosa, estar a la moda..." A nuestros jóvenes les están diciendo que las mujeres son prostitutas, putas, cosas para ser cogidas. Golpeadas, menospreciadas, avergonzadas. ¡Este es un holocausto de marketing! Las 24 horas del día, del resto de nuestras vidas, los poderes estarán trabajando duro para hacernos idiotas hasta la muerte. Entonces, para defendernos a nosotros mismos, y pelear contra esta asimilación y este embotamiento de nuestro proceso de pensamiento ¡debemos aprender a leer! Para estimular nuestra propia imaginación, para cultivar nuestra propia conciencia, nuestro propio sistema de creencias. Todos nosotros necesitamos estas habilidades para defender, para preservar nuestras propias mentes.


Detachment (Es un poco cruda, comprobalo vos mismo por acá)

21.12.12

Humildad, humor, humus.


"La humildad lleva al conocimiento de la realidad interior, al estado de serenidad, a la interpretación de las cosas con sentido de humor. Y el humor hace presentir que todo es posible en nosotros porque estamos formados del barro de la tierra y, por lo tanto, nunca debemos hacer ascos de nada terrenal. El humor es reconciliación con nuestra condición humana, con nuestra terrenalidad y limitación. En el humor reside la posibilidad de ponerse uno de acuerdo consigo mismo tal como es.

En el humor se supera y domina espiritualmente una situación adversa porque, por una parte, se reconcilia uno con ella y, por otra, la supera y relativiza desde el punto de vista de Dios. Ahora bien, si el humor se reconcilia con la realidad y la transforma, puede por el contrario el idealismo equivaler a una huida de la realidad. Puesto que no somos como nos gustaría ser, huimos de la realidad buscando refugio en elevados ideales y elaboramos teorías sobre la vida espiritual sin punto de contacto con la pura realidad de cada día.

El humor siempre está relacionado con el intento de despojar a la realidad de toda máscara. En el humor se encuentra la medida exacta de lo que uno es. La persona capaz de contemplar  sus defectos con una sonrisa, y la que se sabe enredada en la ligaduras de la materia, está en el camino del humor. Ambas distinguen agudamente las imperfecciones del mundo pero no con amargura, desprecio, desesperación o protesta. Aman, a pesar de todo, la belleza de este mundo, profundamente convencidos de que incluso en lo imperfecto reina de alguna manera el orden. Porque, en definitiva, el humor no es cosa del carácter sino de la fe.

Sin humildad existe siempre el peligro de pretender instrumentalizar a Dios. Por eso insisten tanto los místicos en pedir humildad. Sin humildad tendería el místico a identificarse precipitadamente con Dios y ya no habría distancia entre nuestro yo y Dios en nosotros. La humildad protege nuestros encuentros con Dios contra la inflación, contra el ostentoso pavonearse, contra la tentación de identificarse con Dios. Nos protege también contra la tentación de eliminar la figura de Dios de nuestro camino y la de saltar por encima de nuestra humanidad; nos defiende contra el orgullo, el peor enemigo del hombre religioso.

Jesús nos enseñó el camino. No es posible ascender al cielo sin descender a las profundidades de la tierra, al humus, a la terrenalidad humana. Para subir a Dios hay que bajar al fondo de sí mismo. Éste es el camino de la libertad, del amor, de la humildad, de la mansedumbre y misericordia, el camino de Jesús y nuestro camino."




Una espiritualidad desde abajoAnselm Grün y Meinrad Dufner

15.12.12

Reanudando la eterna discusión por los animales...

Victoria- No sé si mi perro puede captar los universales, pero sí creo que tiene conciencia de si mismo, es más mi viejo me dió un buen ejemplo: lo llamás y responde, le decís "Laura" y mira a mi mamá...
Nous- Claro Vicky, yo si creo que puede entender que el es, y en cierto sentido no es...
Victoria- ¡¿VES?! ¡Mi perro sabe más que Parménides!



2.12.12

Hablar con perros furiosos

"Un muchacho ingenuo, es enviado por su padre a rodar por el mundo para que aprenda algo. Una tras otra regresa tres veces el héroe a casa de su padre y cuando éste le pregunta qué ha aprendido, responde la primera vez: he aprendido a entender qué dicen los perros cuando ladran. La segunda vez responde: he aprendido a entender qué se dicen los pajaritos cuando cantan. Y la tercera vez dice: he aprendido a entender qué dicen las ranas cuando croan. Ante estas respuestas, el padre se siente pro fundamente contrariado. Es un hombre que encarna perfectamente los puntos de vista de la racionalidad pura, incapacitado para entender los matices del arte. Y despide a su hijo . El héroe sale de su casa sin rumbo fijo y llega a un castillo donde se le ocurre pernoctar. Pero al dueño no le quedan habitaciones libres, sólo tiene disponible la torre del castillo y en ella hay unos perros tan feroces que ya han devorado a más de un incauto. El héroe no se arredra. Recoge algo para cenar y entra sin temor en la torre. Los perros comienzan a ladrar furiosos pero él se pone a dialogar serena, amistosamente con ellos. Nace la calma y los perros le confían enseguida su secreto: ladran con tanta furia porque guardan un tesoro que hay allí escondido. Le guían por el camino del tesoro, le muestran el lugar y hasta le ayudan a desenterrarlo.

El camino hacia mi tesoro pasa también por el diálogo con los perros furiosos, es decir, el diálogo con mis pasiones, mis problemas, miedos y heridas, con todo lo que ladra dentro de mí y amenaza con tragarse mis energías.
Una espiritualidad desde arriba empezaría por encerrar los perros en la torre y se haría construir al lado un bonito chalet de ideas. Pero siempre habría que vivir allí preocupados ante la posibilidad de que un día los perros pudieran escaparse y devorar al primero que se encontraran por delante. Habría que vivir además en angustia permanente ante la posibilidad de emboscadas de las diversas concupiscencias, ante las tentaciones, constante espiritual en la vida de las personas piadosas. Y sobre todo, quedaría uno aislado de la vida. Todo lo que se reprime o se aparca queda restado de la vitalidad. Los furiosos perros ladradores están plenos de vitalidad. Si los encerramos quedamos privados de su energía, necesaria para llegar a Dios y al encuentro con nos otros mismos. La torre es un símbolo de maduración humana; la torre hunde sus cimientos en la tierra y se eleva al cielo. Es redonda, símbolo de totalidad. Si por un elevado idealismo encerramos y atamos los perros ladradores, nos condenamos a vivir en tensión permanente por miedo a que un día se suelten y salgan. Muchas veces huimos de nosotros mismos, nos da pánico mirarnos al interior por miedo de ver allí un peligroso perro. Pero cuanto más encadenemos los perros tanto más furiosos se vuelven. Se trata, por tanto, de armarse de valor y penetrar en la torre y allí, en paz, dialogar confiadamente con ellos. Pronto nos descubrirán el secreto del tesoro que guardan. Ese tesoro puede ser un nuevo impulso de vida, un nuevo estilo de autenticidad personal, la nueva manera de ser yo mismo hasta completar la imagen que Dios se ha formado de mí."



Una espiritualidad desde abajo, Anselm Grün y Meinrad Dufner

1.12.12

Oh oh oh it´s magic

Pared externa de mi escritorio pintada exclusivamente a dedasos:




"El problema de este mundo es que muchos quieren soluciones mágicas... pero se niegan a creer en la magia" 


Once upon a time
(En realidad es bastante mala, pero podés mirarla por aquí)

Mirar


"La gente dice que estás loco, ¿Sabías? Cuando te fuiste a la guerra dijeron que eras valiente, inteligente... pero ahora te creen loco porque cantás como los pájaros, perseguís a las mariposas, y mirás a las flores. Yo creo que antes estabas loco, no ahora."


Santa Clara a San Francisco de Asís, en Hermano sol, hermana luna
(mirala acá)

21.11.12

Animal civilizado

"Hay quien dice que los lobos, incluso los perros, no tienen cabida en una sociedad civilizada. Tras muchos años de reflexión llegué a la conclusión de que es verdad. Pero no por lo que esa gente piensa. Que Brenin era un animal peligroso es un hecho inocultable [...] Con todo, no es porque fuera tan peligroso que no tenía cabida en una sociedad civilizada. El verdadero motivo es que no era lo bastante peligroso ni lo bastante desagradable." 

Mark Rowlands (Un profesor de filosofía bastante nihilista que tenía un lobo)


* Empédocles es un filósofo griego de los presócraticos un poco chapita. De ahí el famoso y obvio chiste en alusión a su nombre "en pedo, ja-ja". Su pensamiento filosófico es divertido (dos fuerzas, el Amor y la Discordia están en un eterno tira y afloje) pero me parece que lo más ilustre es que se haya tirado a un volcán gritando "Soy inmortaaaaaaaaaaaaaal", y la leyenda dice, el Vesubio haya eructado su sandalia. El estaba convencido de que había sido una muchacha y un muchacho, un arbusto y un pez de mar. No creo en la reencarnación, pero sí en mi perro. Mi perro es Empédocles. Seguro.

19.11.12

Prejuicios

Cosas que suelen pasar cuando tenés a una Pachufrita de amiga:
1. Volver a su casa empapadas a las cinco de la mañana.
2. Ir a comprar Melbas enfrente de la parada, porque su estómago no puede estar sin rumiar algo por más de 60 minutos seguidos. (Y esa característica suya influye directamente en el ensanchamiento de mis caderas)
3. Que un pibe desconocido en el bondi nos pida galletitas y se nos siente al lado a intentar, pobre iluso, conquistar a mi amiga.

No sé en que momento tiró su pobre porcentaje de posibilidades por la borda. Pero primero la acusó de cheta por vivir en Recoleta (Creo que la palabra era "bacana" o algo así, y creo que vive en Recoleta, pero en realidad no tengo idea de la diferencia en los barrios de capital, caminas ocho cuadras y estás en otro lado. Qué se yo...), y después cuando le dije donde estudiábamos dijo algo de un crucifijo e inmediatamente preguntó acusador si estábamos en contra del matrimonio homosexual, y todavía más, sorprendido por nuestra respuesta bastante progresista, preguntó cuantos de nuestros compañeros pensaban como nosotras.
 En realidad no me parece que esté mal tener prejuicios, creo que es algo natural. No puedo detener a mi cabeza irrespetuosamente reflexiva, pero tampoco lo considero muy pertinente. El problema, me parece, viene cuando nos quedamos con eso del cual no tenemos fundamento suficiente y lo aplicamos como si lo tuviéramos. Por ejemplo, no está mal tenerle miedo a un pibe porque tiene pinta de chorro, y tampoco asustarse si nos pide la hora. Ahora, si le contestás mal innecesariamente o te hacés el tarado solamente por como se ve... Y, yo creo que estás confundiendo a la verdad de la milanesa con tu pobre visión de la realidad.
Victoria: ¿Ves? Realmente sos muy prejuicioso.
Prejuicioso: ¿¡Prejuicioso!?¿Por qué?
Victoria: ¿Cómo por qué? Pachu es la persona menos cheta que conocí en mi vida, (no le dí detalles, pero suele ir a bailar básicamente en pijama, entre otros ejemplos ilustres de su desapego a lo material) y decís que es así solamente por donde vive.
Prejuicioso: ¡Yo no dije que ella era así!¡Yo dije que ese barrio era de chetos!
Pachufrita: No des vuelta las cosas.
Victoria: Bueno, en la premisas del silogismo implícito que formulaste está también implícita la conclusión. Si el barrio es cheto, por extensión todos los individuos lo son. (Intenté no reírme a carcajadas mientras esgrimía mis pobres conocimientos de lógica totalmente fuera de contexto) Y en segundo lugar nos acusaste de neonazis por ser católicas.
Prejuicioso: ¿¡Neonazis!? !Yo no dije que eran neonazis! (Bueno, en realidad tenía razón. Me encanta exagerar cuando discuto porque sí. Ahora que lo pienso, eso es muy sofista de mi parte. Nooooooooooo)
Pachufrita: ¡Qué no!¡Dijiste del crucifico, y qué se yo qué!
Prejuicioso: ¡Pero...
Pachufrita: Esta conversación ya no me gusta. Mejor no digamos nada.
Victoria: Tenés razón.
Pachufrita: Contemplemos el silencio... (Se pone a mirar por la ventana)
Victoria: Sí, ¡El Logos! (Me pongo a mirar por la ventana contraria)
Prejuicioso: ¿?

Y eso que no le dijimos que estudiamos filosofía.


Libérate de los prejuicios muchacho. De verdad te digo.

No demostrable

Victoria (Explicando, sin que a ningún interlocutor en casa le interese, el Principio de no contradicción):... para Aristóteles los principios no son demostrables, porque si todo fuera demostrable nada sería demostrable. Los principios son así y punto, no podés decir nada.
Vieja: ¡Uy qué bueno! Entonces cuando quiero que te calles te voy a decir NO DEMOSTRABLE. ¡No demostrable Victoria!

Mi vieja es lo más.

Notificación

El problema del nuevo cosito que enchufé abajo de cada entrada, gracias al cual saltan entradas al azar, es que así como me lleva a lindos recuerdos también a porquerías que no reconozco haber escrito. Este... Alguien me jakeo el blog. ¿No, no? Bueno, ese es el efecto colateral de tener el mismo blog desde 2010. Qué gurrumina.

KEEP MOVING FORWARD!!

"Cuando el carro anda, los melones se acomodan"
Pichón Revolucionario Juampi

La barca del ser: Discurriendo sobre el infinito.

*La barca del ser surfea los peligrosos mares del no-ser desde principios de año, con la esperanza de encontrar alguna respuesta. Sus aventuras y desventuras se escriben o dibujan por si mismas, generalmente en clases que disparan algún nuevo interrogante, y, si quedan en mis apuntes, después les tiro acuarela.


-Lo corté mal y no tengo ganas de sacar la foto de nuevo. La coca que se está cayendo es la de Mai, infaltable en la jornada-

10.11.12

Edificio en alguna esquina de Av. Belgrano


Creo que la primera vez que caminé por ahí me dí cuenta que había tipitos, pero no que estaban supuestamente sosteniendo el edificio con sus cuellos. Así que empecé a jugar a encontrar cosas que no había visto antes cada vez que pasaba. Descubrí un fénix, que los tipitos en realidad tienen diferentes posiciones, un par sostienen cosas, algunos son más pelados y otros tienen barbas. Y lo más sorprendente es que abajo haya un Starbucks. Me parece que no pega ni con cola, pero también es un detalle iluste.





Amor normal

Maru: Che, sabes que estuve leyendo en Wikipedia lo del amor platónico... ¡Y nada que ver con lo que dijo Platón! Es como si yo dijera "El amor es como una nube azul" y empezaran a decir que si un chico nunca te va a dar bola es amor Kowalskiano.
Victoria: Bueno... Masomenos. Está bien que Platón nunca dijo que la definición de amor es eso que pasa cuando un chabón nunca te va a dar bola, pero justo el otro día me hicieron esa pregunta y les dije: "Uia, estoy bastante en bolas, tendría que saberlo porque leí el Banquete" ¿Viste que el Banquete es el libro de Platón que habla del amor?
Maru: ¡Qué lindo!¡Lo quiero leer!
Victoria: ¡Wau, no puedo creer que mi propia hermana quiera leerlo!¡Mamá, Mariel quiere leer a Platón!-
Viejo: ¿Qué quiere leer?
Maru: ¡No le digas!
Victoria: No quiere que te diga.
Viejo: ¡¡¡No, decime!!!¿Qué quiere leer?¡Quizás lo tengo!
Victoria: -Esta misma conversación la tuvimos con muchos libros diferentes- No, no lo tenés. El Banquete.
Viejo: ¡Sí, yo lo tenía! Tiene que estar por acá.
Victoria: No, no lo tenés. No está.
Viejo: ¡Sí que lo...
Vieja: ¡Déjense de pelear!¡Siempre lo mismo ustedes dos!
Victoria: Bueno, enana... sí, es lo más. Básicamente están en una reunión medio en pedo y proponen ir definiendo qué es el amor uno por uno. El último es Sócrates, que cuenta que el también pensaba como Agatón, que el amor era livianito, perfecto y completamente maravilloso. Pero una vez una sacerdotisa le dijo que no. Que en realidad el amor había nacido porque en la fiesta por el nacimiento de Afrodita, uno de los dioses que estaba re bueno estaba medio borracho, como los griegos solían estar siempre, y una piba vagabunda lo violó. Y por eso Eros tiene esa doble naturaleza, por un lado es hermoso, y está todo bien y por otro lado anda descalzo, y todo lastimado. Y supongo que eso si tiene que ver con el pibe que nunca te va a dar bola.
Maru: Bueno, tenía razón. Ese es el amor normal. Es una mierda y te destruye la vida.


3.11.12

Mi Buenos Aires querido.

Ruido, olor a metal, suciedad, falta de verde, falta de plantas, sobra de gente y autos, tráfico, calor, miradas perdidas. Incluso me molesta la cantidad de agua que cae cuando llueve, aunque quizás la lluvia en capital solamente me parece peor por mi sentimiento negativo a todo ese ambiente.
Me parece que es una jungla de cemento. 
De verdad creo que estoy orgullosa de movilizarme hora y media (con suerte y si el tren anda normalmente mal y no anormalmente peor) para estudiar si eso implica vivir en el Lejano Oeste, donde puedo escuchar pájaros en mi ventana (a veces palomas que se meten furtivamente en mi entretecho), y todas las casas tienen por lo menos una planta portadora de verde a la vista. Donde escucho de vez en cuando a mi mamá regar, y la gente anda en bicicleta sin prestarle mucha atención a los autos. Donde si llueve me embarro hasta las rodillas porque por alguna extraña razón siempre hay barro por todos lados. Donde quedan unos pedazos de tierra al descubierto, y la sensación de que seguro que te vas a encontrar con alguien conocido en la calle. 
Sin embargo, el otro día Buenos Aires me cayó simpática, por primera vez. Porque, sí es genial caminar por donde se construyó de a poquito nuestra historia, y pasar por enfrente de la tumba de Belgrano, etc. Pero volviendo en el 64 para Once, en mi celular empezó a sonar "El día que me quieras", y de repente el movimiento del bondi y las luces de los autos acompañaban la música recontra porteña. Cómo si esa canción hubiera sido creada para ser escuchada en ese momento -Invito cordialmente al lector a escuchar esa canción de noche en algún colectivo de Buenos Aires-. Wau, en realidad la ciudad es re linda.


20.10.12

Situación: Charlando con Tati en la esquina de casa.

Señor típico acosador silbante desde auto: ¡Están buenas!
Victoria (sin inmutarse): Fuck you.
Tati (sin inmutarse): Jua-jua, ¡Voy a ser monja pelotudo!

Diuj

"Cuando algo de lo que estás haciendo se siente mal, es porque está mal."

Emma de Once upon a time. (Síp, patético de mi parte)

14.10.12

"Entonces comprendí que quien reconoce la sonrisa de la estatua o la belleza del paisaje o el silencio del templo a quien encuentra es a Dios. Pues supera el objeto para alcanzar la clave, y las palabras para oír el canto, y la noche y las estrellas para experimentar la eternidad. Porque Dios es, ante todo, sentido de tu lenguaje, y tu lenguaje, si cobra sentido, te muestra a Dios." 

Saint Exupery. 

Autoconfianza

"Todos necesitamos aceptación, pero confíen en sus creencias. Aunque a los otros les parezcan raras o impopulares, aunque el rebaño diga "Eso esta maaaal"... deben encontrar su propio paso, su propia manera de caminar, en cualquier dirección, como quieran, sea ridícula, orgullosa, como sea..."



La sociedad de los poetas muertos

29.9.12

Valoremos a la familia

"Valoremos a la familia: la que tenemos no nos tocó porque sí, nos tocó la mejor. Cada una de las personas que la forman son especiales y únicas, son las que necesitamos para ser santos y felices. Valorémoslas, dediquémosles tiempo, disfrutemos con ellos. Se lo merecen, son lo más y son de las mejores cosas que nos pasaron en la vida


La Nous

Trabar la puerta del tren

Maru- ¿No te parece que todo lo que hacemos en la vida tiene premio y castigo?
Victoria- Sí, pero también creo que el mejor modelo de vida, y también la propuesta del cristianismo, es ese de desprenderse totalmente del beneficio o del sufrimiento, desprenderse de uno mismo, darse a los demás, encontrarse en lo otro. Mirá, el otro día estaba por agarrar el tren que se estaba yendo, y dos tipos en la puerta la estaban trabando, solamente para que yo pasara. No me conocían. Trabar la puerta no les convenía para nada, es más, incluso tenían que hacer fuerza. Y sin embargo lo hacían. Esas pequeñas cosas sin sentido me parece que llenan de sentido al mundo. Cuando pensás que el amor no existe y todo se está yendo al carajo, acordate de los tipos que traban la puerta del tren para que pases.

26.9.12

Good sensation (Aunque casi me mato)

Llegué a la estación de Once contenta con la vida y con la profesora de Textos por enseñarme el principio de no contradicción de Aristóteles (Estudiar filosofía me resulta una buena idea en momentos como este, ¡Todo tiene sentido!), y descubrí que el tren se estaba retirando de la estación.
Así que corrí mientras una de mis canciones favoritas sonaba en mis auriculares, hasta que lo alcancé. En la puerta había dos muchachos trabando la misma esperando que me decidiera en un segundo a pegar un salto con envión y confiar en que me atajarían. ¡Muchas gracias genios! les dije una vez adentro, sin aliento y quizás sobre-entusiasmada. 
Qué buena sensación.


Aunque después me dí cuenta que en realidad estuve un poco suicida. 

19.9.12

Haz tu cabeza estallar

Victoria: ¿Saben qué pienso? Esta búsqueda puede ser dolorosa, pero también nos hace muy felices. ¿No va a ser trístisimo no tener nada más que buscar cuando estiremos la pata?
La Nous: No Vicky, al contrario. Tenés que pensar que todo va a ser puro conocimiento, nada te va a hacer mal, nada te va a faltar.
Pachufrita: Sí... Yo re pensé en eso. Tenés razón en lo que decís, pero también pensá en lo que dijeron a principio de la semana de hasta qué punto se puede conceptualizar la vida. Porque pensar no es vivir, pero no se puede vivir sin pensar. ¿Entendés? Hasta que punto dejar fluir y detener. Bah, eso creo yo. Creo que estoy en pedo.


16.9.12

"Viva la vida"

Al principio el título del CD de Coldplay no me llamaba mucho la atención. Creí que era un nombre medio abstracto. Pero en algún momento me picó la curiosidad. "Viva la vida" ¿Qué querían decir?
Recurrí, como siempre para estas cuestiones increíblemente poco trascendentales, al buen Google. Resulta que Frida Kahlo había pintado esas dos palabras en un pedazo de sandía. Desde una cama. Postrada. Después de haber sucumbido como treinta operaciones, poliomelitis, un accidente grave, y una relación tormentosa con un gran artista pero mal hombre.
Y así y todo, viva la vida.
Qué loco que generalmente digan eso, o tengan esa actitud, las personas que más quieren matar a la vida, o a las que la vida los quiso matar. Me llena de admiración ver como personas se vieron cara a cara con el sufrimiento en todas sus formas, lo sintieron en carne propia o incluso les dolió todavía más el ver cargando a otro una cruz y no poder alivianarla mucho... Y sin embargo de alguna manera encontraron un sentido.
Tal vez, en los momentos más oscuros adivinamos que existe una certeza. Quizás el sentido es buscar el sentido. Por ahí la luz se prende si le damos a la tecla.

"Dale para adelante Victoria, que a pesar de todo, la vida es linda." solía decirme mi viejo cuando era chiquita también en edad.

9.9.12

Lo más importante no es

"Que yo te busque, sino que Tu me buscas en todos los caminos (Gen.3,9)
Que yo te llame por tu nombre, sino que el mío está tatuado en la palma de tu mano (Is. 49,16)
Que yo te grite cuando me faltan las palabras, sino que Tú gimes en mí con tu grito (Rm. 8,26)
Que yo tenga proyectos para ti, sino que Tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc. 1,17)
Que yo te comprenda, sino que Tú me comprendas en mi último secreto (1 Cor.13, 12)
Que yo hable de Ti con sabiduría, sino que Tú vives en mi, y te expresas a tu manera (2 Cor. 4,10)
Que yo te ame con todo mi corazón y todas mis fuerzas, sino que Tú me amas con todo tu corazón y todas tus fuerzas (Jn 13,1).
Que yo trate de animarme y planificar, sino que tu fuego arde dentro de mis huesos (Jer. 20,9)
Porque, ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte,... 
Si tu, no me buscas, llamas y amas primero? 
El silencio agradecido es mi última palabra y mi mejor manera de encontrarte."

                                                                                                          Benjamín González Buelta


8.9.12

Mientras tanto, en la estación de Liniers.

"El orgullo de destruir es el consuelo del que no tiene la capacidad para construir".

(O algo así) 


1.9.12

Callate y escuchá

-Inspiración proveniente de Pachufrita y la Nous-

La Verdad corre como un ratón escurridizo entre diversos paisajes, mientras la sigo torpemente. Estoy intentando darle con una pala. Tenaz, pero impaciente y violenta, llega un punto en el ineludiblemente que se me acaba el aire. Me doy media vuelta llena de moretones, con dolorosa resignación, hasta que me agarra desprevenida. Aparece, se asoma otra vez con una risita burlona. Entonces vuelvo a empezar la carrera.
En una de mis cacerías al fin me doy cuenta de que esto no está funcionando. Se me viene el mundo abajo: nunca voy a poder tenerla, estoy segura. Es imposible.
Primero intento evadirme, olvidarme del motivo que me impulsa a perseguirla. No es importante, ¿Hay acaso algo importante?¿Hay algo trascendente? Nah, no me importa nada.
Intento convencerme que no la necesito, no la quiero. Me voy lejos intentando escapar a toda pregunta. Pero sabía desde el principio, y ahora lo redescubro, que no puedo escapar.
La compañía del eterno interrogante, viejo amigo, llega a ser insoportable. Pide a gritos que siga, pero sé muy bien que no puedo más.
Me rindo.
Tiro la pala a un costado y abrazo a la pregunta, aunque me quema. No me queda otra, es todo lo que tengo, y aprendí a quererla.
Una luz se prende en mi cabeza en el medio de mi desesperación, porque sí, estoy desesperada.
Callate y escuchá. 
Es mi voz, pero no estoy segura de haberlo dicho. No sé si ese sonido salió de mi, o de afuera. Quizás me lo imaginé...
Pero hago silencio. Suavizo mi respiración. Puedo oír al aire entrando a mi cuerpo, y sorprendida, también escucho a otros. ¡No estaba sola! Ahora puedo sentir como todo respira. Todo vive.
Ya no estoy corriendo, así que abro bien los ojos, me detengo a observar. Qué loco, no solamente hay otros que respiran. También hay otros que miran. Muchas miradas diferentes se topan con la mía.
De algún lado, sin previo aviso, aparece. La Verdad se pasea muy pancha entre nosotros. Es tan luminosa que no puedo verla bien, pero estoy bastante segura que me está sonriendo. Veo su reflejo brillante en otros ojos y le prometo llevarla también conmigo.




Próximamente me compraré unos anteojos de sol.

17.8.12

Aventuras en el Sarmiento

Desde el medio del vagón con auriculares al máximo, no podía tapar los gritos de unas pibitas bastante ruidosas cerca de la puerta. Mi sentimiento de hastio era compartido con toda la gente a mi alrededor, cosa escrita en sus caras de exasperación. Casi se podía escuchar el grito mental de todo el vagón: "Por favor, cállense. Por favor, bajen en la próxima estación. Por favor, tírense por la ventana."
-¿Adonde se bajan?-Alguien finalmente les hizo la pregunta que todos queríamos saber.
-¡En Moreno! Jajajaja, ¡Nos van a tener que aguantar todo el viaje!
El señor que tenía a un lado bufó agonizante.
La señora que tenía al otro lado me miró con una sonrisa amarga.
-Qué mal-Le dije.
En Liniers, estación particularmente concurrida en la que uno abandona toda esperanza de viajar con el mínimo de aire indispensable, subió junto con la marea de gente un vendedor con una caja sobre su cabeza. ¿Realmente, hay necesidad de vender algo en el quetren como a las nueve y pico de la noche? A mi no me parece. La canción que estaba escuchando por el auricular (en realidad uno no anda) dejó de ser audible.
- Perrrrrrrrrrrrrrrrrrmiso, perrrrrrrrrrrrrrmiso, perrrrrrrrrrrmiso. Señoras y señores, no les quiero ocasionar ninguna molestia...
¡Pero por supuesto que no!
...vengo a ofrecerles lo que no creí poder ofrecer más. Una oportunidad única. En estos días lluviosos, fríos, después de toda una semana de lluvia, Quién no se deja tentar... ¿Quién no quiere un chocolate?
Blablabla. Siguió gritando su monólogo a todo pulmón, y luego interactuó con una de las pseudosimios que dijo que prefería el Milka al Georgalos que estaba vendiendo.
Finalmente se rindió.
-Bueno señores, ¿Quieren que les diga la verdad? Para qué les voy a mentir si somos todos amigos... ¡En realidad robamos esto de un camión hoy a la mañana y tiene que desaparecer ahora!¿Quién me puede ayudar?¡Solo dos pesos!
Incrédula ví que el señor que estaba al lado mío, el que no dejaba de poner caras de malhumor desde que salimos de Once, el que había farullado un par de veces durante el viaje: "Esto es un desastre", "Ya son las nueve y cuarto y recién estamos en Villa Luro", ese señor nominado a la cara de orto con más sentimiento, se había compadecido del vendedor de chocolates que osaba romper las pelotas en un tren donde no entraba una mosca y confesar ser un chorro para apelar a la generosidad de la gente.

Realmente es todo muy loco.

12.8.12

Favorita escena de todos los tiempos.

Hace un par de días venía hablando conmigo mismo en mi cabeza durante una de mis caminatas rutinarias. No me acuerdo cual era el problema principal, pero me llevó a preguntarme por la definición de amor. Intenté encontrar una respuesta medianamente satisfactoria por unas cuadras, pero me rendí relativamente rápido: Me quedaba muy grande la pregunta.
Sin embargo después de un día especialmente espiritual, llegando a casa a las dos y media de la mañana después de una gran charla con una amiga, me encontré otra vez con la pregunta en el muro de una compañera filosofa, que me preguntaba amable mi opinión.
Suspiré antes de empezar a teclear una respuesta, con miedo al rídiculo. Después de encontrar las palabras, expresé como pude la inmensidad del amor, el motor del mundo, el acto del salir de uno mismo y encontrarse en el otro... Nada que se acerque demasiado a esa realidad tan colorida. Me queda muy grande.

Pero cuando me preguntan por el amor para mí, en mi mente empieza a resonar la única escena de Moulan Rouge que me sé de memoria y es causa del título que encabeza este blog desde hace ya años (Wou). Es que soy una romántica empedernida. Usemos una metáfora cursi: Soy, o por lo menos quiero ser, una cazadora de la Verdad enamorada de su vehículo.
Por eso cuando Thoreau dice "Más que blablabla y amor dame Verdad" mi cabeza resonga espantada. No hay Verdad sin Amor, sin el motor a dejarnos atrás y encontrarnos en ese abandono a la Verdad.

Love is like oxygen, lifts us up where we belong, all you need is love!


Ejemplo de conversación delirante, o por el contrario muy cuerda, con mi viejo


Victoria: Tenés que levantarte en tres tiempos. Hace "OHHHHMMMMM".
Papá: ¿Tengo que hacer "OHMMM"?
Victoria: Y sí. Así te unís con el Universo, sos Uno.
Papá: No quiero ser uno con el Universo. Odio al Universo.
Victoria: ¡El Universo es el Cosmos!
Papá: Odio el Cosmos. Quiero matar al Cosmos. Bum.
Victoria: ¡El Logos!
Papá: Quiero matar al Logos. Bum.
Victoria: ¡Pero el Logos es Jesús!
Papá: Y bueno, lo mato también. Si total ya lo maté tantas veces... Todos lo matamos.
Victoria: Es cierto.
Papá: Sos contrera, pero ¿Sabés qué? Te dejo porque yo también era contrera. Y así me fue, como el culo.
Victoria: No te fue como el culo. Fuiste y sos muy feliz, ¿O no?
Papá: Eh...
Victoria: ¿Qué es la felicidad, no? Aristóteles diría que poner en acto nuestras potencias. Y la mejor potencia que tiene el hombre es el Amor, ¿O no?. Y vos me querés mucho ¿O no?
Papá: Fui feliz, pero también me fue como el culo. Y me olvidaba, lo mejor que hice en la vida fue tenerlas a ustedes. ¡Pero me vuelven loco!
Victoria: ¿Qué es la locura, no?
Papá: ¡Vos sos la locura!¡Estás loca!


De algún lado lo habré sacado.

11.8.12

Canciones de misa

Una vez le dije a una amiga atea "Wau, las canciones de misa son increíbles". Disimuló su escepticismo para comentarme educadamente: "Eso es la acústica".
Así como ella no cree en Dios, yo definitivamente no creo que sea la acústica. Ninguna acústica tiene que ver con las letras esas que hablan de cosas que uno a veces todavía no llegó a poner en palabras. He visto muchos no-creyentes cantarlas bien fuerte. Aparecen en mi celular mezcladas entre Pink Floyd y Hugh Laurie, y a veces tengo que pasarlas de largo para no ponerme a llorar en la calle. 
Si las buenas canciones te llenan la vida y el alma, cómo no van a hacer eso las cancioncitas de misa. Hablan del Amor en toda su inmensidad. 
Mi favorita de todos los tiempos es "Cara a cara." (Solo déjame mirarte cara a caraaaaaa y perderme como un niño en tu miradaaaaaa y que pase mucho tiempo y que nadie diga nadaaa, porque estoy mirando al Maestro cara a cara. Que se ahogue mi recuerdo en tu mirada, quiero amarte en silencio y sin palabraaaaaas. CUANDO CAIGA ANTE TUS PLANTAS DE RODILLAS, DÉJAME LLORAR PEGADO A TUS HERIDAS! DERROTADO Y DESDE EL SUELO, TEMBLOROSO Y SIN ALIENTO, AUN TE SEGUIRÉ MIRANDO MI MAESTRO! Y QUE PASE MUCHO TIEMPO, Y QUE NADIE ME LO IMPIDA, QUE ESPERADO ESTE MOMENTO TODA MI VIDA)
La escuché muchísimas veces a lo largo de todos estos años en relación activa con Jesús, pero no se por qué justo hoy, mientras sonaba en la capilla del colegio me acordé de haberla escuchado una vez en particular. 
Recién empezaba de verdad mi camino en la Fe, era joven e inexperta... Tres años atrás. Me habían prohibido terminantemente ir a la misa en la cual mis compañeros se confirmaban. Estoy bastante convencida que Dios acomodó un par de sucesos para regalarme unos minutos, aparecer unos segundos en la celebración tan importante para mis pares, los que caminaban conmigo, y fueron unos segundos muy bien vividos. Sonaba "Cara a cara" mientras veía caras sorprendidas, abrazaba a las personas que tenía a mano y estaba con todo el corazón, alma y cuerpo en el lugar que tenía que estar.
Cuanto más crezco en la Fe, más me convenzo que estoy donde tengo que estar. Siempre. Ni adelante, ni atrás. 
¡Qué regalo es tener esa convicción cuando estás más perdido que turco en la neblina! Lo bueno de patinar afuera del camino es poder estar en lugares no planeados por nosotros. Lo bueno de estar perdido, es que no importa para donde arranques, vas a caminar para algún lado donde algo va a haber. Algo que no podrías encontrar sin primero perderte. 
No estoy pasando un muy buen momento, pero está sensación 2.0 de dejarme en las manos de Él sin pedirle nada a cambio, el entender que Dios entiende mejor de bien y mal que uno mismo. El saber internamente que quizás me vaya como el orto, pero a pesar de eso todo va a estar bien, es una luz que brilla en personas concretas a mi alrededor que simplemente me quieren. 


LOVE LIFTS US UP WHERE WE BELONG.

22.7.12

Tomá de mi lo que te sirva.

"A veces me siento alejado, y la vergüenza no me deja ni hablar. Y sólo sé que me duele verte clavado, porque me olvido de lo mucho que me amás. 
Quiero volver a serte fiel.
Tomá de mi lo que te sirva, para darlo a los demás.
Tomá de mi lo que te sirva, no me guardo nada más. 
Hoy quiero ser tu instrumento y predicar tu gran Verdad: la de tu Palabra, la de tu Cuerpo, la de tu Amor eterno, la de amar al más pequeño.
Y trato de encontrarte en mis hermanos, pero se me hace imposible sin tu amor. 
Soy débil y te pido que tus manos abran de par en par mi corazón."

19.7.12

Rochi sobre las personas.

"No creo que haya personas malas, todas las personas son buenas. Lo que pasa es que además algunas son boludas"

Una fotógrafa demente.

16.7.12

Viva Chañarmuyo

No deja de sorprenderme la capacidad de la vida de llevarnos a lugares insospechables. No hubiera creído nunca a principio de año que iba a conocer personas tan interesantes y llenas de vida como las que encontré, y que una nueva buena amiga iba a proponerme conocer Chañarmuyo, pueblito del norte de la Rioja, que con gente trabajadora y montañas con tantos colores como espinas me enseñó varias cosas.
Cuando escuché de todo el quilombo del Famatina me preocupé un poco, cierto, pero no me interioricé demasiado. Sin embargo viví un par de semanas escuchando a cada paso todos los días el susurro del agua que cae del glaciar que la minería quiere hacer pelota, ví como cada gota de agua en una región tan seca baja de la montaña y se pasea por enfrente de todas las casas de ese pedacito tan lindo de nuestro país.
Ví grafities de gente a favor del emprendimiento minero, cansados de las economías regionales fundidas, pero ví muchos más carteles y banderas queriendo proteger la tierra.
Aprendí a andar en bicicleta tomando en cuenta cada consejo que me dieron -y también porque una amiga de mi amiga ejerció la pedagogía bastante violenta pero motivadora de pegarme cada vez que bajaba el pie del pedal-, y entre pedaleadas en una ruta tranquila una nena que se llamaba Vicky nos contó que en Chañarmuyo no hay secundaria, la más cerca está a ocho kilómetros en el pueblo vecino, Campana. Los chicos van en un colectivo, que hasta hace poco era totalmente subsidiado por el estado. "Hace poco" quiere decir antes de que se quejaran por el atropello que el gobierno planeaba dejar hacer a su tierra y al agua. Ahora, gracias a la diputada Adriana Olima, los chicos se ven obligados a pagar el boleto.
Así fue como en masomenos dos semanas la lucha de los riojanos también se convirtió en la mía, porque la sentí propia. Esta gente es increíble: Mientras que la manga de hijos de puta del estado hace maniobras fraudulentas, amenaza, arma listas negras con nombres de "cabecillas peligrosos" y castiga a los que le hacen frente, todo para ganar plata; los riojanos saben que el agua vale más que el oro, defienden a la tierra, resisten todas las artimañas y le dijeron y le siguen diciendo todos los días BASTA a esos idiotas apatriados.
Desde Buenos Aires a veces todo eso parece muy lejos -y la verdad geográficamente lo está, ese micro tarda mil años- pero si prestamos atención creo que este latido está en todos los argentinos. El Fama no se toca.


21.6.12

Desencuentros

Qué sensación amarga la de descubrir que algo no nos entra. Pasa con los pantalones, qué bajóooooooooon, con lo que cuesta comprar un pantalón cómodo si una tiene una cadera respetable que por supuesto, la sociedad en general no respeta. (Me niego rotundamente a negarme los manjares que me hace mi vieja en la cotineaneidad para intentar adaptar mi cadera al pensamiento promedio). Cuanto más amargo resulta entonces encontrar una amistad que nos quedó chica.
Sentado frente a ella, comiendo en algún lugar, uno está mirando el movimiento de su boca que emite sonidos queriendo significar palabras para pintar cualquier asunto trivial, cuando de repente lo asalta un pensamiento irrespetuosamente violento: "Y a mí este, ¿Qué carajo me importa?"
No es que a uno no le importe el bienestar de la persona que tiene enfrente, al contrario, ¡Uno le desea todo lo mejor del mundo! Pero le da igual estar ahí para compartirlo. Es más, ¡Preferiría no hacerlo!
Y todo lo que en algún momento había sido un puente ahora es una fosa. Los universos de ambas personas parecen opuestos, incongruentes. No hay punto de comparación. Lo que le alcanza a Uno un buen interrogante: "¿Cómo hacía yo para tener algún tipo de relación con este imbécil? ¿Habré sido imbécil durante el transcurso de la misma acaso?".
Probablemente. Pero lo cierto es que todos cambiamos, constantemente. Crecemos, nos diferenciamos. Perseguimos otros intereses, vemos y sentimos la vida con una forma de mirar propia. (O no miramos nada, no vemos, ni sentimos nada).
Y es realmente triste, porque todo lo vivido queda en un buen recuerdo y nada más. Y en el amor que Uno le tenía a esa persona, hubiera dado cualquier cosa para que esto no pasara, pero irremediablemente pasa. Quizás Uno no comprendía que el amor en cualquiera de sus expresiones es otra cosa que algunas relaciones que terminaron siendo efímeras. De risas, alguna que otra lágrima y de compañerismo frente a una situación común, pero temporales.
Quizás Uno tiene un ideal de amor demasiado fantasioso, épico, fuera de lo real... que experimenta, re descubre y siente todos los días en muchas personas.
Quizás, el el futuro, diversas situaciones vuelvan a tender puentes entre universos distintos. Mientras tanto Uno se junta para los cumpleaños y ve a la otra persona cada tanto, esperando poder reencontrarla de verdad.

16.6.12

Salto.

Todas las carencias en el hombre resultan dolorosas, somos seres carecientes: nadie es perfecto. Es triste que a alguien le falte algún sentido, que tenga hambre, que nunca nadie le haya enseñado nada, o que nadie lo haya querido. Pero la ausencia que me provoca más dolor en las personas es la de pensamiento, no cuando de lo que se carece es de capacidad física, sino cuando la carencia es de la voluntad. Las personas voluntariamente pobres de alma. 
No deja de resultarme dolorosamente llamativo encontrar este rasgo en el día a día, en mayor y en menor medida. Personas que ante situaciones concretas que no podrían dejarlas al margen se quedan calladas, esquivan la mirada, le restan importancia. ¿Cómo hacer para esquivar algo que te atraviesa de lado a lado? ¡Y de alguna manera lo logran! Tienen escudos superpoderosos hechos de pragmatismo, individualismo, y otras formas de zombidización.  
El otro día hablando con un joven buen amigo sobre otra persona, me dijo: "Ella no cree. Bah, cree que "hay algo", que es solamente una forma cobarde de no creer." Vale aclarar que uno puede creer "en algo" de muchas maneras. Hay tantas formas de creer, de no creer, de empezar a creer y de dejar de creer, y hay múltiples razones para ser ateo, el ateísmo ideológico es una respuesta muy cuerda a una inquietud esencialmente humana. Entiendo la Fe en religiones que no sean la mía, ¿Pero qué es esto de creer en la posibilidad de que exista un sentido en todo, adivinarlo un poco entre muchísimas dudas, y no investigarlo? ¿Cómo vivir esquivando la pregunta que nos persigue en una cuatro por cuatro todo terreno? No puedo entenderlo. Y enserio, hablé de todos estos temas que no pasan por televisión con casi todas las personas que me crucé en mi vida. Familia, amigos, amigos de amigos de amigos, compañeros, profesores y personas que conocí en distintas actividades, remiseros a patadas: he tenido charlas muy insólitas con gente diversa, gente loca de remate, gente loca un poco nada más y gente loca que se hace pasar por cuerda. Puedo encontrar un sentido en la mayoría de las cabezas que conozco, pero no en aquellas cuyos dueños se esfuerzan por esquivar la búsqueda de sentido. No solamente en el aspecto religioso, cierran la persiana a todo aspecto de realidad un poquito profunda. 
Cuando alguien se pone a hablar de política, o del espacio, o del documental sobre los cazadores de cazadores de tigres del National Geography, ruegan cambiar de tema, se vuelven a refugiar cómodamente en lo que pasó ayer en Tinelli, en la película yankie pedorra que estén pasando en el cine, en el histeriqueo con el chico/a de turno y se ríen con la misma risa carente de humor. Los días transcurren según la preocupación de como malgastar el fin de semana al máximo, antes de volver a ser esclavos de la rutina-no pueden darse cuenta que sus espacios de entretenimientos siguen siendo rutinarios-. 
De verdad, hay personas que creen vivir de la manera más pragmática esquivando precisamente la pregunta de las preguntas: ¿Por qué?¿Por qué todo esto?. Y no hay forma de que el para se quede en para, tarde o temprano necesariamente aparece el porqué. ¡Pero de alguna manera lo esquivan!
Ay, ¡Qué ganas de sacudir al mundo! ¿Cómo pueden estar tan apagados? ¡Todos estamos vivos muchachos! Y no puedo empujarlos, nadie puede, porque el movimiento que les falta es de adentro. Solamente confío en que viendo como tanta gente de colores algún día se les ocurra encender motores, por lo menos un ratito. 
Hay cosas que ineludiblemente encienden ese motor, pero que genial debe ser tenerlo en marcha 24 hs, sin vacaciones. Llega un punto que cualquier cosa lo prende, un edificio viejo, el reflejo de la luz en el papel de un caramelo en el suelo, la sensación de sacarle la cáscara a una mandarina. Al final cualquier cosa puede ser un puente al otro aspecto de lo mismo, cualquier cosa abre un abismo inabarcable sin fin, lugar idóneo para jugar a las escondidas con el que quiera acompañarnos vacío abajo.
Y así como lo que más me duele es ver personas esquivando estos pozos, creo que lo que más me hace feliz es ver a alguien saltando. ¡Fuera abajo!

*Lucy, una pequeña amiga de Chañarmuyo. PH Pachufrita

7.6.12

Colectivo equivocado.

El otro día fuimos con los chicos del grupito misionero a un barrio cerca del nuestro para hacer una recreación con nenes (muy linda). Cómo supuse que íbamos a tomar el colectivo en la estación, fui para allá caminando apurada, porque como siempre, llegaba tarde. Cuando llegué le pregunté a Rochi dónde andaban, y resultó que habían cambiado de parada, y que estaban a cuatro cuadras de mi casa. Espere el colectivo correspondiente en la estación al cual los chicos iban a engancharse, mientras pensaba que era una boluda por no haber preguntado bien y ahorrado cinco cuadras (convengamos que tampoco era demasiado). Después de no acordarme como hacer para pasar la sube, -nunca me puedo acordar y generalmente me tocan colectiveros antipáticos que no tienen paciencia-, miré pancha el paisaje muy conocido hasta que vi a los chicos esperando en la parada donde el colectivo iba a doblar para que subieran... Y uia, eso no pasó, el colectivero siguió de largo y mi banda amiga ni se había dado cuenta. Convencida de que tengo algún tipo de maldición con el transporte público, le pregunté al colectivero que onda y me dijo que cambio el recorrido porque la calle estaba cortada (¡Qué tonta, por Dios, si era mi calle! ¡Obvio que estaba cortada, pasaba por ahí todos los días!). Me bajé, y camine otro par de cuadras hasta que me encontré con los muchachos, y nos dirigimos a una nueva parada cercana.
Lo primero que me dijo la monji que nos acompaña después de preguntarme que había pasado fue, "¡Qué suerte! Si no te habrías tomado ese colectivo hubiéramos estado ahí parados tres horas." Bueno, también podría haberme dado cuenta desde el principio que mi propia calle estaba cortada, pero conociéndome a mí, ¡Qué suerte!
Cuantas veces en la vida me tomo colectivos equivocados, o como este, el correcto pero con un recorrido distinto. La vida es muy complicada como para apresurarnos a juzgar a un colectivo de correcto o incorrecto.

6.6.12

Pasa el tiempo y nos hacemos viejos...

Hace unos meses estaba cayendo por primera vez en la UCA (después de perdernos en el viaje con mi fiel amiga Yacina). Una vez que averiguamos donde estaba el departamento de ingreso para anotarme, estabamos esperando cómodamente mientras mirábamos para todos lados. Todo parecía muy lindo. Atrás de un vidrio había un montón de mesas con un montón de chicos estudiando.
- ¿Qué será eso Yacina?¿Un aula?
- No creo, me parece muy grande para ser un aula... Están estudiando Vicky, en unos meses vas a estar vos así.
Tocó el turno de anotarme, me atendió una chica muy simpática, me enteré que para filosofía solamente tenían turno tarde/noche y se me ocurrió que quizás no iba a ser todo tan fácil... ¿De verdad iba a ir a la universidad de noche? Cosa extraña para pensar, acostumbrada a ir y venir del colegio como dos veces por día siempre a pata. No podía imaginarme sentada en alguna de esas mesas estudiando y riéndome a la vez como todos esos pibes.
El otro día estábamos con mis compañeros sentados en una mesa de la biblioteca, discutiendo en términos amables sobre teología a la vez que intentábamos meter un par de ideas más en la cabeza en los minutos previos al parcial. 
- ¿Che y ese vidrio de allá qué es?
- Ese es el departamento de ingreso.
- Wau, ¿Te acordás?

Todo salió bien che. 

23.5.12

Everybody ends

Acabo de terminar de ver el último capítulo de mi serie favorita por años y años. Más allá de que House se haya muerto efectivamente (como defienden comentarios bien justificados en Cuevana), o no... Increíblemente el tema me parece que no pasa por ahí. House le ganó a la muerte en el momento en que decide levantarse para intentar esquivar las llamas que de a poco lo envolvían. House le gana a la muerte porque detrás de todos los rompecabezas, las prostitutas y los autos era un muerto en vida. El personaje tremendamente ecéptico termina diciendo "People can change", y levantando su trasero para salvarse, porque no le da igual, aún sin acertijos, y en breve sin la única persona que lo quiso incondicionalmente, aún con dolor. no le da igual morir. Y no por el simple pensamiento de que no hay nada más... sino porque un eventual nada más tampoco le alcanza. House se da cuenta que no le alcanza. House hace en este capítulo lo que estuve esperando ver todos estos años: decide ser feliz por él mismo. Así que no me interesa mucho si es Wilson el que flashea o físicamente House vive... Mi querido amigo Gregory se ha salvado.


12.5.12

Enamórense



"No empiecen con poemas de amor, son los más difíciles, para eso esperen a tener ochenta años. Escriban sobre otras cosas, qué se yo, el mar, el viento, un radiador.  Un tranvía. No hay una cosa más poética que otra, la poesía está adentro de uno; mírate al espejo, la poesía eres tú.
 Adornen sus poemas. Elijan las palabras con cuidado. A veces se tarda ocho meses en encontrar una palabra. La belleza comenzó cuando la gente empezó a elegir, sino miren a Eva, estuvo ocho meses eligiendo la hoja de parra apropiada, << Ésta, o ésta, o ésta >>, ¡Dejó a todo el Edén sin hojas!
Enamórense. Si no aman, muere todo. Enamórense y todo cobrará vida. 
Despilfarren su alegría, disipen su júbilo, callen o entristezcan con entusiasmo. Arrojen su felicidad hacia otro
Para transmitir la felicidad deben ser felices, para transmitir el dolor deben ser felices. ¡Sean felices! 
No tengan miedo de sufrir, todo el mundo sufre. 
Si no tienen los medios, no se preocupen. Necesitan algo para escribir poesía: todo. No intenten ser novedosos, es lo menos nuevo del mundo. Si no se les ocurre nada sentados, acostados verán el cielo... ¿Qué miran? Los poetas no miran: ven.
Que la palabra los obedezca. Si la palabra muro no obedece, no vuelvan a usarla en ocho años. Así aprenderá. Eso es belleza pura, aquellas líneas, que quiero que se queden ahí.
Borren todo, empecemos.
Terminó la lección."


Estoy enamorada de Benigni, estoy enamorada del idioma italiano, estoy enamorada de toda la Verdad en su conjunto inabarcable y de cómo la belleza del universo se asoma en las cosas más insólitas cuando menos lo sospechas. Estoy enamorada de las palabras, de las obras de arte, del rayo de sol que entra limpio por mi ventana. Estoy enamorada de todos puentes sutiles a esa realidad más profunda.


5.5.12

Luz

Hace bastante tiempo viene revoloteando en mi cabeza la idea de personas de colores, o luces.
Un par de veces, diferentes personas que en todas las ocasiones me significaron mucho me dijeron cosas como "Sos como una luz", o "Vos le ponés los colores", y orgullosamente guardo esas palabras como las más lindas que me hayan dicho jamás. No sé porqué me gusta tanto la idea, probablemente porque me resulta terriblemente tierno, o quizás porque no se me ocurre algo tan lindo como una persona de colores.
¿Qué será entonces está condición?¿Cómo darse cuenta quien la encarna?
No creo que lo último sea difícil, caminando por las calles de esa jungla de metal que es capital, uno encuentra pocos buenos candidatos a tener esta peculiar característica ilustre. Individuos de todas formas pero sonrientes, que caminan diferente, piden perdón y permiso y miran. Pero no hay forma de estas muy seguro a simple vista. Es cuando empezas a conocer a alguien cuando te das cuenta por lo que dice y lo que muestra que es un ser radiante, que brilla. A veces antes, a veces después, te terminás dando cuenta que te encontraste con una persona única, que te mira a los ojos más de lo normal, con ojos que parecen brillar más de lo normal. Que es diferente de verdad.
Hoy en COR trabajamos, con además del cuentito que acabo de puclicar y que se haya inmediatamente abajo de esto, una comparación persona-hornitoorientalcompradoenuntodopordospesos. A simple vista puede parecer extraño pero tiene mucho sentido. "Lo vi en su barro, tan sencillo, tan imperfecto, y me vi así de barro, así de imperfecta. Tiene agujeritos, perforaciones, y tengo heridas y marcas en la piel. Pero entonces me fijé que en su interior había un espacio para una vela, para una vela muy pequeña. Y me hizo pensar que por pequeña que sea, la luz que regala, la llamita que da, es más que necesaria, necesaria para dejar traslucir un rostro, una sonrisa, una lágrima, necesaria para provocar un incendio, para hacer una plegaria, para evocar una promesa, para reír,y hasta para dar calor. Esa luz como la que llevamos en nuestras vidas se cuela por agujeritos de mi horno y por los bordes de mis heridas, esa que dice que hay un Dios dentro mío que hace fuerza por salir por cualquier rendija después de haberme quemado tanto. "
Entre una avalancha de pensamientos que me surgieron con toda la reflexión, a los que se agregaron un montón más de mis compañeros, redescubrí que en todos está esa llamita.
Algunos no quieren hacerse cargo, o incluso les dá vergüenza, así que le ponen una maceta arriba, pero sigue brillando ineludiblemente abajo de eso. Otros no se dieron cuenta que en realidad están brillando, quizás encandilados por luces de los demás. Algunas personas no se dan cuenta que en realidad tienen una montaña de carbón al lado, y solamente prenden una ramita. Pero hay gente, personas que me hacen plantearme que pude haber hecho tan bueno como para poder conocerlas, que es un incendio forestal, y aunque a veces claudique un poco, alumbra cada vez más. Quizás estos últimos quemen todo porque ven la luz en todos los otros y también en si mismos.

La taza

"Se cuenta que alguna vez, en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían vajillas antiguas.
En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. “¿Me permite ver esa tasa?, preguntó la señora, “nunca he visto nada tan fino como esto”.
En cuanto tuvo en sus manos la taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar. La tacita comentó:
- “¡Usted no entiende! Yo no siempre he sido esta taza que usted está sosteniendo. Hace mucho tiempo yo sólo era un montón de barro amorfo. Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y me amoldó cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grité: ‘¡Por favor, ya déjame en paz!’. Pero sólo me sonrió y me dijo: ‘aguanta un poco más, todavía no es tiempo’.
- Después me puso en un horno. ¡Yo nunca había sentido tanto calor! Me pregunté por qué mi creador querría quemarme, así que toqué la puerta del honro. A través de la ventana del horno puede leer los labios de mi creador que me decían: ‘aguanta un poco más, todavía no es tiempo’. Finalmente se abrió la puerta. Mi creador me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara. ¡Así está mucho mejor!, me dije a mi misma, pero apenas me había refrescado ya me estaba cepillando y pintándome. El color de la pintura era horrible. Sentía que me ahogaría. ¡Por favor detente! le gritaba yo a mi creador, pero él sólo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía ‘aguanta un poco más, todavía no es tiempo’.
- Al fin dejó de pintarme; pero esta vez me tomó y me metió nuevamente a otro horno.. no era un horno como el primero, sino que era mucho más caliente. Ahora sí estaba segura que me sofocaría. Le rogué y le imploré que me sacara. Grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo ‘aguanta un poco más, todavía no es tiempo’.
- En ese momento me di cuenta que no había esperanza. Nunca lograría sobrevivir a ese honro. Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la puerta y mi creador me tomó cariñosamente y me uso en una repisa que era aún más alta que la primera. Allí me dijo un momento para que me refrescara.
- Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dio un espejo y me dijo: ‘¡Mírate, ésta eres tú!’ Yo no podía creerlo! Esa no podía ser yo. Lo que veía era hermoso. Mi creador nuevamente me dijo: ‘Yo sé que te dolió haber sido golpeada, amoldada por mis manos, pero si te hubiera dejado como estaba, te hubieras secado, se que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí, seguramente te hubieras estrellado. También sé que los gases de la pintura te provocaron muchas molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría calor. Y si yo no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido suficiente para que subsistieras. ¡Ahora tú eres un producto terminado! Eres lo que yo tenía en mente cuando te comencé a formar."

(Volví a COR*, Comunidad Reparadora, grupito de pastoral de mi colegio).

4.5.12

Vivir como cristiano es vivir en el amor

El... mmm sospecho que fue ayer... Bueno, el día de ayer tuvimos la suerte de poder ir con algunos de mis compañeros a una conferencia que hacía en la UCA un tal George Weigel, que resultó haber escrito varios libros sobre Juan Pablo II, teniendo una relación muy cercana con el mismo. La verdad no había leído ninguno, ni había escuchado nada de él, pero como me encanta la persona de Juan Pablo II me pareció una buena idea decidirme en el último segundo a perseguir a mis compañeros por las escaleras abandonando un par de clases que estuvieron buenas.
Confirmadas mis sospechas, el tipo resultó un tipazo, y su mensaje a los jóvenes católicos, inspirador para asumir la importancia y la singularidad de nuestra misión particular en la vida, de verdad muy lindo.
Cuando abrieron un espacio para las preguntas, supuse que alguno de mis compatriotas iba a preguntar algo. No me equivoqué del todo pero si la pifié un poco, el compañero que acostumbra a hacer buenas preguntas no levantó la mano, pero otro que no suele preguntar tanto tiró muy buen planteo, con el que no solamente yo, sino calculo todo católico se encuentra todos los días.
Dijo algo como: "En un contexto donde somos vistos como bichos raros, ¿Cómo podemos los jóvenes religiosos llevar nuestro mensaje al mundo en el lenguaje moderno?¿Cómo explicarle a un mundo relativista donde cualquier opinión parece valer que sí hay una Verdad, y que es Jesús?"
Weigel -qué genio- lo que contestó ilustradamente fue que los cristianos llevamos desde siempre nuestro mensaje no solo en las palabras, sino en el obrar. ¡Y es una respuesta tan simple y maravillosa! Queremos llevar con nosotros la verdad más grande y noble de todas: el amor. Vivir como cristiano es vivir en el amor. Eso es lo que llama la atención y es agradablemente muy contagioso.
A veces entre tanto ataque racional y discusión ideológica por mi religión me olvido momentáneamente del fondo que subyace todo eso, la Verdad que viene adherida conmigo y que tendría que reflejarse en mi forma de ser, y de vivir, todo el tiempo. No hay mejor forma de enseñar nuestra propuesta que encarnada en cada uno de nosotros.
Esa es la luz que mantiene en rumbo por el tempestuoso mar de pensamientos, juicios, peleas intelectuales, planteos y desplanteos, tambaleo de razonamientos. Es una luz tan grande que no podría ser diferente, no podría estar equivocada. Una luz que brillaba con todo su esplendor en Juan Pablo II.


20.4.12

Sobre ciencia y filosofía, parte I

Cuando claramente en la secundaria se distiguían mis intereses humanísticos pero no perfilaba para ninguna carrera en particular, mi mamá amante de las hipótesis empezó a elaborar algunas adjudicándome, no muy merecidamente, una cierta capacidad intelectual. "Yo a vos hija con el cerebro que tenés te imagino médica, descubriendo curas de enfermedades, ganando premios... Una científica".
Así que como a casi todos los padres de mis compañeros de la facultad, en un principio no le hizo gracia la idea de que estudiara filosofía. Chau cura del cáncer y buena posición económica, con suerte mi hermanita futura cirujana cardiovascular me tirará unos pesos para complementar un sueldo humilde de profesora de una materia que según la mayoría de la gente no sirve para un rabanito.
Y es que esa es precisamente la gracia, dice Pieper desde el primer libro que tengo que leer para Introducción: La filosofía es un saber teorético, la filosofía es puramente contemplativa, el término "académico" viene en realidad de la Academia de Platón y refiere a la "theoría", en oposición a la praxis.
Cierto. No hace falta que la filosofía tenga otra misión que contemplar, ¡Pero no porque esa contemplación no tenga utilidad práctica!
¿Qué es lo útil?
Un puente es útil. ¿Por qué? Servirá para cruzar de un lado a otro de algún lado. ¿Para qué? Probablemente porque sea necesario para el traslado de gente que necesite movilzarse de ese lado a ese otro para vivir. ¿Para qué?
Un puente nos mantiene en vida, una comida nos mantiene en vida, el transporte público, la medicina, una casa... ¿Para qué?
¿Cuál es entonces la última utilidad? ¿No será el entendimiento?
¿Qué será más útil entonces, un puente o una idea?¿Un puente o la verdad?
¿O quizás el puente entre la verdad y nosotros?
La filosofía no puede ser más que teórica porque abarca la utilidad más profunda: saber como vivir.
Frente a tremendo objetivo sí parecen estúpidas las tareas de darle otro fin mundano como mezclarla con política.
El amor a la verdad por la verdad misma forma parte del alma de cada hombre.


24.3.12

Estimado lector asiduo: (Cómo si hubiera alguno)

Si estoy escribiendo menos es porque:
- Estoy aprendiendo más.
- Estoy leyendo más.
- Estoy pintando más.
- Estoy sacando más empapelado de mi pared. (Arduo labor)
- Estoy viajando más, y teniendo menos tiempo libre.
- Estoy estudiando más. Ejem, estoy estudiando.

Lo bueno es que en este sentido menos cantidad de entradas remite en una mejor calidad.

Palabras de una pequeña gigante.

" Si hay algo de lo que estoy segura es que nunca paramos de aprender. Siempre surgen cosas nuevas que incorporar, siempre hay algo mas que saber.
Se trata del alivio que produce tartamudear. Se trata, con lágrimas en los ojos, de la liberación que genera mostrarse. De lo sano que puede ser lo que tanto luchamos por ocultar. Se trata, justamente, de ser. Ser ante todo, y ante todos.
Vivimos buscando algo que nos baje un poco la tensión, vivimos investigando cual será la pastilla magica que magicamente una las manos de nuestras palabras y oraciones. Buscando menos espacio entre las silabas. Porque queremos mas fluidez, porque buscamos ansiosamente lo que perdimos alguna vez: continuidad en los discursos. Y creemos con firmeza que eso nos va a completar. Nos va a hacer más felices.
Hubo un cambio a ultimo momento, hubo alguien o varias personas que se dignaron a encontrar lo que nadie veía. A decir lo que pocos pensaban. Y la realidad fue diferente.
La realidad es que ser mas fluidos no nos hace mejores ni mas felices; la realidad es que dejar de buscar la fluidez nos hace más fluidos. Dejar de luchar constantemente y soltar un poco, hace que las palabras salgan mejor.
Por otro lado, nos desesperamos por tapar cualquier repeticion. Tratamos de anticipar la tartamudez lo mas posible; intentamos sentir la tensión antes de que exista. Y no hablo de esa sensacion que tenemos cuando la tension está por aparecer. Hablo de vivir intentando ocultar. Vivimos intentando... intentar que? Si me permiten preguntar.
Intentar no ser? Si, justamente eso. Intentamos ocultarnos, intentamos ser lo que no somos. Intentamos mostrar tener la misma fluidez que todos. Intentamos, y nos desesperamos, por tenerla.
Nos obsesionamos, casi, con ser como todos.
Es demasiado desgastante estar cada segundo de nuestras vidas buscando sabanas que no dejen ver lo real. Que no dejen ver al otro lo que somos. Tal cual somos.
Es mucho mas facil mirar a alguien a los ojos y hablar. Como nos salga, como podamos. Sin importar la cantidad de bloqueos que tengamos. Sin importar cuanto tardemos en que la tension se vaya. Sin importar cuanto tarden esas tecnicas en hacer que desaparezca la tension. Sin importar nada, mas que nosotros y lo que queremos decir.
No hablo de hablar sin tener un control del habla. No hablo de tirar todo por la ventana y dejar de perseguir nuestras metas. Hablo de permitirnos tartamudear, y comprobar que puede ser tan aliviador como aplicar lo que nos enseño una fonoaudiologa.
Tartamudear, tan reparador como suavisar con los labios una consonante. Tan util como alargar las frases. Porque en ambos casos se logra lo mismo: la tensión desaparece, o disminuye casi en su totalidad.
No nos permitimos tartamudear. Y lo estamos haciendo sin ser concientes que la respuesta está adelante de nuestros ojos. Sin ser concientes que dejar que los bloqueos se escuchen, y que las repeticiones salgan a la luz, puede tener el mismo efecto que volver a empezar una frase. Que repetir una silaba. O alargar las vocales de una palabra, donde la tensión intervino y no nos dejo continuar.
No somos concientes de lo que realmente ayuda. No nos permitimos explorar lo que tenemos enfrente.
No nos permitimos mostrarnos, y pagamos un costo caro por eso.
Ttartamudear también cuenta. Tambíén está en la lista de opciones.
Tambien alivia, y de eso no hay dudas."

Sol
www.pequeniagiganteweb.blogspot.com