19.11.12

Prejuicios

Cosas que suelen pasar cuando tenés a una Pachufrita de amiga:
1. Volver a su casa empapadas a las cinco de la mañana.
2. Ir a comprar Melbas enfrente de la parada, porque su estómago no puede estar sin rumiar algo por más de 60 minutos seguidos. (Y esa característica suya influye directamente en el ensanchamiento de mis caderas)
3. Que un pibe desconocido en el bondi nos pida galletitas y se nos siente al lado a intentar, pobre iluso, conquistar a mi amiga.

No sé en que momento tiró su pobre porcentaje de posibilidades por la borda. Pero primero la acusó de cheta por vivir en Recoleta (Creo que la palabra era "bacana" o algo así, y creo que vive en Recoleta, pero en realidad no tengo idea de la diferencia en los barrios de capital, caminas ocho cuadras y estás en otro lado. Qué se yo...), y después cuando le dije donde estudiábamos dijo algo de un crucifijo e inmediatamente preguntó acusador si estábamos en contra del matrimonio homosexual, y todavía más, sorprendido por nuestra respuesta bastante progresista, preguntó cuantos de nuestros compañeros pensaban como nosotras.
 En realidad no me parece que esté mal tener prejuicios, creo que es algo natural. No puedo detener a mi cabeza irrespetuosamente reflexiva, pero tampoco lo considero muy pertinente. El problema, me parece, viene cuando nos quedamos con eso del cual no tenemos fundamento suficiente y lo aplicamos como si lo tuviéramos. Por ejemplo, no está mal tenerle miedo a un pibe porque tiene pinta de chorro, y tampoco asustarse si nos pide la hora. Ahora, si le contestás mal innecesariamente o te hacés el tarado solamente por como se ve... Y, yo creo que estás confundiendo a la verdad de la milanesa con tu pobre visión de la realidad.
Victoria: ¿Ves? Realmente sos muy prejuicioso.
Prejuicioso: ¿¡Prejuicioso!?¿Por qué?
Victoria: ¿Cómo por qué? Pachu es la persona menos cheta que conocí en mi vida, (no le dí detalles, pero suele ir a bailar básicamente en pijama, entre otros ejemplos ilustres de su desapego a lo material) y decís que es así solamente por donde vive.
Prejuicioso: ¡Yo no dije que ella era así!¡Yo dije que ese barrio era de chetos!
Pachufrita: No des vuelta las cosas.
Victoria: Bueno, en la premisas del silogismo implícito que formulaste está también implícita la conclusión. Si el barrio es cheto, por extensión todos los individuos lo son. (Intenté no reírme a carcajadas mientras esgrimía mis pobres conocimientos de lógica totalmente fuera de contexto) Y en segundo lugar nos acusaste de neonazis por ser católicas.
Prejuicioso: ¿¡Neonazis!? !Yo no dije que eran neonazis! (Bueno, en realidad tenía razón. Me encanta exagerar cuando discuto porque sí. Ahora que lo pienso, eso es muy sofista de mi parte. Nooooooooooo)
Pachufrita: ¡Qué no!¡Dijiste del crucifico, y qué se yo qué!
Prejuicioso: ¡Pero...
Pachufrita: Esta conversación ya no me gusta. Mejor no digamos nada.
Victoria: Tenés razón.
Pachufrita: Contemplemos el silencio... (Se pone a mirar por la ventana)
Victoria: Sí, ¡El Logos! (Me pongo a mirar por la ventana contraria)
Prejuicioso: ¿?

Y eso que no le dijimos que estudiamos filosofía.


Libérate de los prejuicios muchacho. De verdad te digo.

2 comentarios:

  1. ¡Esto fue una clase de Filosofía modernaaaaaa, Vicky, genial!
    La verdad a pesar de que la gente prejuiciosa esté en todos lados hay que saber y aprender a dominarnos, es mejor para todos más allá de que no todos sean capaces de hacerlo. :)

    ¡Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, pequeño ente filosofal jajaja. ¡Gracias!

      Eliminar

¿Y a vos qué te parece?